Más atletas y menos medallas


Foto: El Universal

Foto: El Universal

Venezuela se encuentra en una etapa de masificación del deporte. Para algunos atletas venezolanos, la búsqueda de la inclusión social en el sistema deportivo nacional, y otros factores externos, dejan en segundo plano la preparación para la alta competencia.

 Por Solimar Cedeño

En la costa septentrional de América del Sur se encuentra Venezuela. Un país de diversos paisajes y grandes recursos naturales y humanos. Donde sus habitantes cantan “Gloria Al Bravo Pueblo” y celebran los logros de la Vinotinto en distintos deportes. Y es en el deporte  donde justo ahora se invierten recursos económicos en busca de una masificación que contribuya al desarrollo del país.

Todo inició en 1948 cuando el ciclista, Julio César León pisó tierras londinenses y dijo ‘presente’ como representante de Venezuela en aquellos juegos olímpicos. Tras 64 años, 16 olimpíadas y 11 medallas, Venezuela se prepara para ser representada por 29 “Guerreros”, tal como los describe una atleta perteneciente a la Federación de Triatlón de Venezuela; practicante de la disciplina desde hace 12 años, y que prefiere dejar su nombre en el anonimato.

Al igual que la primera vez, Londres será el escenario donde miles de atletas de más de 200 países se congregarán para medirse entre sí y convertirse en los mejores. Sin distinción alguna, cualquier atleta que esté preparado para entregarlo todo en su disciplina, tiene la posibilidad de representar a su país en competencias internacionales. Tal como lo expresa la Organización de Naciones Unidas (ONU) “El deporte es un derecho fundamental para todos”.

La triatlonista anónima espera bajo techo que cese la llovizna que no le permite iniciar su recorrido por la Avenida Teherán de Montalbán, junto a uno de sus compañeros. Mientras tanto, comenta: “Como todos sabemos, el deporte es un derecho universal. Pero se está confundiendo la masificación con la alta competencia. El deporte de alto rendimiento tiende a ser más exclusivo por las características del mismo.”.

El deporte de alta competencia exige el desempeño máximo posible alcanzado por el atleta que lo practica. Cada deportista debe encontrase al límite de sus capacidades que lo califiquen como uno de los mejores a nivel regional, nacional o mundial en la disciplina que practica. Todo esto implica un esfuerzo y sacrificio para lidiar con las distintas dificultades que se puedan presentar para clasificar y participar en un Juego olímpico o de alta competencia.

Un atleta que ha vivido varias veces esta situación es Carlos Bravo, un deportista que quedó fascinado con la esgrima tras haber clasificado a un mundial en Israel, a tan sólo 7 meses después de haberse iniciado en el deporte.

Bravo tuvo la oportunidad de asistir a 3 juegos olímpicos y sabe por experiencia propia las dificultades intrínsecas en la clasificación para juegos de tal magnitud. ”En nuestro país, clasificar es complicado, por la falta de planificación y la falta de preparación de los atletas. La preparación no puede ser de 1 año, tiene que ser de mucho tiempo atrás.”

Preparación psicológica: la gran ausente

Según el psicólogo Julio Loreto Rodríguez, está demostrado que si se toman 2 atletas en igualdad de condiciones y a uno de ellos se le brinda asistencia psicológica y al otro no, el que la recibió tiene un 30% de ventaja sobre el otro.

Tanto Bravo, como la triatlonista anónima coinciden en que, en Venezuela los atletas de alta competencia no reciben la preparación psicológica que deberían. Ambos atletas enfatizan en que la preparación física es sumamente importante, sin dejar a un lado la preparación psicológica que es esencial para los deportistas en alta competencia.

“Creo que no sólo en mi caso, sino a nivel general, el deportista venezolano no recibe una buena preparación psicológica. Estamos desligados de lo que es este tipo de preparación. Todo debido a la mala planificación que hay en Venezuela en los planes de entrenamiento”, comentó el esgrimista.

Para Londres con 80 menos

En suma, en las 8 primeras olimpíadas de las que Venezuela fue partícipe, la representación fue de 195 atletas; a la pasada justa olímpica de Beijing (2008) asistieron 109, la delegación más grande hasta ahora; y hasta el momento, para las próximas olimpíadas han clasificado tan sólo 29 atletas venezolanos, 80 menos que la justa pasada.

Las posibilidades de superar los 109 atletas, o al menos de estar cerca de esa cifra, antes del mes de julio son muy remotas. “No creo que sea posible superar la cifra. No se puede negar que el deporte tiene el apoyo económico por parte del gobierno. Pero no se tomaron las previsiones necesarias como para clasificar atletas masivamente. Se prestó más atención a otras instancias que al hecho de clasificar a los atletas”,sentenció la triatlonista.

Por otra parte, con respecto a la clasificación de los atletas para las venideras olimpiadas, el esgrimista Carlos Bravo comenta que en la preparación de los juegos olímpicos pasados sí hubo una verdadera inversión que permitió que los atletas se entrenaran fuera del país. Pero este año es diferente, pues en estos momentos esa inversión hacia el deporte ha decaído bastante.

Otra posible desventaja en la clasificación de más atletas venezolanos para los juegos olímpicos fue la suspensión por 6 meses y la imposición de una multa a la Selección Venezolana de Polo Acuático tras no haber asistido al preolímpico de Canadá. La Federación Venezolana de Deportes Acuáticos expresó en un comunicado que la selección no asistió a la competencia debido a fallas en la tramitación del viaje por parte del Ministerio del Poder Popular para el Deporte.

El deportista Carlos Bravo considera que, en este caso, la responsabilidad recae totalmente sobre el ministerio y que este ente gubernamental debe responder por la suspensión. El atleta atribuye esta falla a la falta de organización y a que “todo lo dejan para última hora”.

En cambio, la triatlonista anónima considera que la responsabilidad es compartida entre el ministerio y la federación, y que ésta última es la que tiene mayor responsabilidad, pues es la encargada de notificar al ministerio todo lo relacionado con la organización y requisitos de viaje de la selección. Asimismo, considera que de haber asistido al preolímpico, la selección no hubiese tenido muchas posibilidades de conseguir su plaza en los juegos olímpicos.

Aunado a todo esto, Venezuela hasta ahora sólo será representada en las olimpiadas de Londres por 2 esgrimistas, Rubén Limardo y Silvio Fernández. Bravo explica que hubo manipulación de información por parte de los medios en cuanto al supuesto chequeo nacional en sable masculino para asistir al preolímpico de Chile que daría el pase a las olimpiadas, pues este chequeo nunca se realizó.

“Nosotros estábamos conscientes de que no íbamos a hacer ese chequeo. Nos reunimos y nos pusimos de acuerdo en que ¿para qué nos íbamos a chequear? Si en este momento nos falta preparación. Y últimamente no hemos asistido a competencias mundiales con tanta frecuencia como uno de nuestros compañeros que es Hernan Jansen.”, sentenció el atleta.

Esperanzas puestas en 29 atletas

Tanto Bravo como la triatlonista coinciden en que confían en la motivación que tienen los atletas venezolanos para dar un buen papel en las venideras olimpiadas de Londres 2012 y traer unas cuantas medallas a Venezuela. En cuanto a las deficiencias o detalles a corregir en la Federación venezolana, ambos atletas señalan que la burocracia, la falta de planificación y la falta de preparación son grandes piedras de tranca para el desarrollo deportivo de Venezuela en los juegos de alta competencia. La triatlonista puntualiza que bajo ningún concepto el deporte se debe politizar puesto que esto es un error.

Las esperanzas de traer más medallas para Venezuela en los juegos olímpicos de Londres, están puestas en los 29 atletas que hasta ahora representarán el país. Con motivación, concentración y preparación, el desempeño de los atletas venezolanos puede convertirse en la entonación de las notas del himno nacional cada vez que un deportista se adueñe del primer puesto del podio en la tierra londinense.

Finalmente, estos protagonistas del deporte venezolano concluyen en que Venezuela tiene el capital y los recursos necesarios para convertirse en una potencia deportiva en los próximos años. Y aunque no pueden precisar cuántos, lo seguro  es que este objetivo no se logra de un día para otro y es necesario mucho tiempo para materializarlo. La clave está en invertir lo necesario en los atletas, y en saber diferenciar la masificación del deporte de la alta competencia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s