El ballet venezolano baila sólo en camerinos


Este año, el Ballet Teresa Carreño se ha montado en las tablas solamente en dos oportunidades

El ballet venezolano baila sólo en camerinos

 A pesar de la disciplina y dedicación que requieren los ensayos de ballet, pocas veces las compañías logran mostrar al público su trabajo. La poca conexión que hay entre el Estado y la empresa privada han hecho que esta última no se sienta incentivada a invertir en la cultura

Por Eudomar Chacón

Son las cinco de la tarde y la sala Ríos Reyna del Teatro Teresa Carreño está a medio llenar. Bajan las luces. No hay una Orquesta en vivo, pero el sonido del Danzón Nro. 2 de Arturo Márquez invade el auditorio. Tres pas de deux (baile de dos), un solo y un trío bailan la coreografía de ballet “Waraira Repano”, de Mariela Delgado. El montaje es un homenaje al caraqueño y al Ávila como su tesoro más preciado. Se trata de la apertura del espectáculo en conmemoración del Día Internacional de la Danza, y representa, además, la vuelta al escenario del Ballet Teresa Carreño (BTC), aunque no estén todos sus integrantes.

Esta compañía, que está a cargo del Estado, sólo se ha presentado dos veces en lo que va de año. Para Rumen Rashev, coreógrafo de la Fundación Ballet de las Américas, este es un número bastante pobre en comparación con el de otras compañías a nivel mundial, que se presentan más de cien veces anualmente.

Para varios expertos, esa cifra es consecuencia de la baja proyección que tiene el Ballet en Venezuela. Es una situación que se debe al poco esfuerzo en conjunto que hay entre el Estado y la empresa privada. Aún así, las compañías de ballet, que son pocas, tienen una rutina constante de ensayos. Es como si se ensayara para presentarse sólo en los camerinos.

Rashev compara esta situación con la de su país, Bulgaria, que en su época de bailarín tenía un gobierno comunista y este estaba plenamente interesado en invertir en el arte. “Yo conocía al ministro de la cultura, pues él iba a todas las funciones del teatro y conocía a sus artistas, al igual que el presidente. Había una comunicación entre los políticos y los artistas. El arte era un orgullo para el gobierno. Aquí el estado no invierte de la suficiente manera en el ballet”, dice el coreógrafo.

Brixio Bell, coreógrafo y primer bailarín del Ballet Nuevo Mundo (BNM), asegura que el Estado sí invierte en el ballet, pues las dos compañías de esta expresión dancística que hay en Venezuela (BTC y BNM) son subsidiadas por el gobierno. Sin embargo, considera que hace falta una relación entre el sector privado y el público. “Creo que el sistema no tiene esa conexión del Estado con la empresa privada para que esta última se motive a apoyar mucho más a la cultura”, apunta.

Waraira Repano. Fotografía: Eliecer Quijada

Bailarines que no bailan

Jesús Suárez, bailarín del BTC, llega al teatro a las ocho y media de la mañana y conversa con sus amigos sobre la coreografía que están montando actualmente. A las nueve llega el maestro de baile y comienza la rutina de estiramientos. Luego, a las once y media, empieza a ensayar. A la una es su hora de almuerzo. Cuando el reloj da las dos de la tarde vuelve a entrar al salón de ensayos. Es una rutina rigurosa, exigente, que termina todos los días a las cinco de la tarde. Requiere, pues, una dedicación exclusiva por parte del bailarín.

A pesar de la disciplina y dedicación que supone el trabajo de ensayo, ni Jesús, ni los demás integrantes de esta compañía, logran mostrar al público su esfuerzo. No reciben aplausos: Bailar en un escenario cada vez es menos frecuente.

Ese no es el mismo panorama que se dibujaba en décadas anteriores. Por ejemplo, en 1990 cuando José Antonio Abreu era director del Consejo Nacional de la Cultura, la proyección del ballet era más nutrida. Rashev, quien llegó a Venezuela en esa época lo recuerda: “En un mismo instante se presentaban entre tres y cuatro espectáculos en distintos lugares y yo no sabía cuál función escoger. Todas eran de muy alto nivel. Lamentablemente ahorita si uno ve la cartelera no hay nada”, agrega.

La ex bailarina Gladys Monascal, coincide con el búlgaro, asegurando que antes se hacían grandes temporadas de ballet, había varias compañías, invitaban a bailarines de otros países. “En este momento eso está sucediendo en muy pocas oportunidades. La proyección del ballet ha ido en declive”, dice.

Bell tiene una visión distinta. Afirma que el BNM se presenta entre dos y tres veces por semana, a través de su Programa Integral de Danza, con el que buscan llevar el ballet al pueblo. “Nosotros tenemos un récord de funciones bastante grande a lo largo del año, porque tenemos un propósito social bien importante que consiste en llevar la cultura a las comunidades con menos acceso”.

Ballet Nuevo Mundo

Sin embargo, otros expertos insisten en  la dificultad que existe actualmente para montar producciones y presentarse en un escenario. “En el Teresa Carreño ahora es complicado presentar un espectáculo. Los costos son elevadísimos. Puedes conseguir apoyos publicitarios, pero apoyo para la creación no hay, una producción cuesta mucho dinero”, afirma Luz Urdaneta, directora de Danzahoy. Para esta coreógrafa, la idea que tiene el BNM de educar a la gente del barrio sobre el ballet, es muy buena, pero hay que traerlos al teatro.

No hay suficientes compañías

En marzo de 2010 María Eugenia Barrios y Offer Zaks, Directivos del Ballet Contemporáneo de Caracas (BCC) anunciaron la despedida de las tablas de esta importante compañía. Entre los argumentos que dieron para explicar el cierre, destacaron la falta de recursos económicos por parte del Estado y la “absoluta falta de disponibilidad  e interés” de los directivos del Ministerio del Poder Popular Para la Cultura en invertir en el ballet.

El maestro Rashev, quien fue durante varios años coreógrafo del BCC asegura que esa compañía hizo una labor muy importante en Venezuela. “Tenían un programa llamado Bailando por lo niños que se hizo por todo el país educando y captando al público joven. Es triste que desapareciera una compañía que hizo una gran labor”, afirma.

Ballet Contemporáneo de Caracas

La realidad que vivió el BCC da muestra de la falta de recursos con las que cuentan las compañías de ballet. Otro caso es el de Danzahoy, que luego de 20 años ensayando en el complejo Teresa Carreño y de grandes producciones que se presentaban en la sala Ríos Reyna, fueron desalojados del recinto.

Posiblemente por esa falta de recursos es que ahora se estén realizando producciones con la unión de varias compañías. En el espectáculo del Día de la Danza, el BTC se unió al BNM para presentar la coreografía de Bell “Oro, Mar y Sangre”. El coreógrafo asegura que además esa es una buena oportunidad para que la gente se sienta interesada por el ballet, pues ilustra el buen humor de los venezolanos.

El apoyo de la empresa privada

“Los patrocinantes privados apoyan a la cultura en cuestiones muy particulares. Las compañías de ballet no tienen un patrocinante que subsidie su existencia”, así lo asevera Bell, quien agrega que en otros países el sistema de apoyo a la cultura viene dado en su mayoría por el sector privado. “Fuera de Venezuela hay empresas que patrocinan el sueldo de  un bailarín en específico, logrando así que la compañía se encargue de otros gastos”.

En contraste, Rashev afirma que casi todo el apoyo que recibe la fundación en la que él trabaja viene dado por la empresa privada. “En el Ballet de las Américas, en los últimos años llevamos a nuestros alumnos a competencias internacionales y todo ha sido con apoyo de una empresa privada”, dice, aunque reconoce que en algunos viajes también han recibido patrocinio del sector público y de las embajadas de los países que van a visitar. Sin embargo, en varias oportunidades les han cerrado las puertas porque consideran que el ballet es elitesco.

Al respecto, afirma que cuando Bulgaria era comunista, el deporte y la cultura eran un orgullo para el estado. “El pueblo iba para ver las funciones. Yo bailé en una plaza para el pueblo. Eso es mentira que la ópera y el ballet son algo elitista. Yo me gradué en Rusia, apoyé el comunismo y se hacían colas interminables para que la gente pudiera comprar sus entradas”, agrega el búlgaro, quien dice que lo que puede asociarse con elitesco son los movimientos del ballet.

La ruptura del hechizo

El lago de los cisnes. Ballet Teresa Carreño

Para algunos expertos, como Rashev, desde la muerte de Vicente Nebrada, la proyección del Ballet en Venezuela ha venido en declive por la ausencia de una dirección estratégica de la compañía. “Si estuviera un director artístico, el ballet sabría qué se va a montar durante todo el año, como ocurría antes.

Para Urdaneta la situación del ballet se resume en una palabra: transición. “No sé exactamente qué irá a pasar. Los coreógrafos no surgen de un día para otro”, afirma.

Jesús siente que la proyección del ballet en Venezuela es cada vez más débil.  “Antes la proyección del ballet se hacía a nivel nacional. Ahora si no vienes al Teatro ni te enteras. Sin embargo, esta es mi pasión, es mi vida y es lo que me mantiene vivo”, dice el bailarín.

Para los expertos la solución al problema de la proyección del ballet está en crear una relación sector público – privado, para que las compañías puedan contar con mayores recursos. Estas siguen ensayando, aunque no cuentan con el suficiente patrocinio para mostrar sus trabajos. “A pesar de que merecemos una mejor apoyo, estamos en pie de lucha”, asegura Bell, quien afirma que sintió un gran orgullo cuando las dos compañías más importantes del país se unieron para bailar su coreografía.

BTC y BNM bailando Oro Mar y Sangre. Fotografía: Luis Corona

Brixio asegura que esa unión representa una esperanza para el ballet. “Algunos pensarán que las compañías tienen tan poco dinero que se deben unir para presentar una producción, y en cierta medida es verdad. Pero yo pienso que esa unión representa una solución para reposicionar al ballet en nuestro país”.

Anuncios

2 thoughts on “El ballet venezolano baila sólo en camerinos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s