Violencia entre cuatro paredes


Por miedo o vergüenza las victimas no denuncian al agresor

Violencia entre cuatro paredes

 

En Venezuela, la obtención de datos sobre la violencia doméstica contra las mujeres continúa siendo una limitación, según un estudio del Instituto de la mujer. A pesar de que la agresión no sea física, los psicólogos aconsejan a las mujeres que tomen conciencia de la situación.

Por Sandra Castro

Imagen    Lenny Sanabria  tenia 18 años cuando comenzó a vivir un infierno en su casa, se casó siendo muy joven con Manuel Echeverria a quien todos apodaban como “El ogro del vecindario”. Lenny quien actualmente se encuentra en Caracas visitando a su hermana Aurora, cuenta su historia real tan extraña, como perturbadora y triste; y a su vez con la ayuda de expertos trata de superar la angustia, desesperación y tristeza en la que vive emergida la protagonista de este relato: Lenny Sanabria, una mujer que vive en Colombia, en la que su felicidad era solo cuestión de minutos. 

“La verdad no fue fácil todo lo que viví junto a mi ex marido Manuel Echeverria, quien conocí en un taller mecánico. Nunca me había interesado alguien tanto como él”, dijo Lenny Sanabria.

La Psicóloga NathaliCarrera, de la organización bienestar estudiantil dela Universidad Centralde  Venezuela (OBE-UCV), define la violencia doméstica como todo acto de sometimiento, de agresión y tortura dentro del hogar  por parte de su pareja que comparta o haya compartido en el mismo domicilio. Según la especialista se deben sensibilizar las mujeres, debido a que muchas veces son victimas de violencia y no se dan cuenta de esto hasta que el agresor no las lastima.

En Venezuela, no hay cifras oficiales actualizadas, pero varias instituciones encargadas en el estudio de la violencia en la mujer, han documentado varios casos. Según un estudio realizado por el Instituto Nacional de la Mujer, en octubre de 2005, se registraron un promedio de 300.000 casos de violencia doméstica, es decir, que una mujer es maltratada por su pareja cada 15 minutos.

 Según Diana Gómez, licenciada en Trabajo Social, con experiencia en atención de los casos de violencia doméstica del Instituto dela Mujer, indica que por cada caso denunciado, hay 10 que no se hacen públicos, es decir, que en el país podrían estarse registrando casi 400 mil casos al año. “La realidad es tan dramática que muchas mujeres, en un caso extremo, terminan en la morgue”, señaló Diana Gómez.

Son muchas las mujeres que han aprendido a soportar en silencio la violencia de la que son victimas como algo que forma parte ya de sus vidas, por eso, los especialistas coinciden en que el primer paso es que la victima reconozca que la situación no debe continuar. “Deben tener fuerza de voluntad, quererse y valorarse a si mismas”, Señala Yurbin Aguilar, Psicóloga del Instituto de Estudio dela Mujer.

“Por miedo a que Manuel no me hiciera más daño a mí, o a mis hijos, no lo denunciaba; no le conté nada a mi madre, pero cuando nació mi segundo hijo, mi hermana empezó a darse cuenta de los malos tratos de mi ex esposo”, indicó Lenny Sanabria.

Más violencia, más victimas

ImagenLilian Romero, es ama de casa y vive actualmente en el sector del cementerio. Cuando Lilian estaba casada con su ex esposo, fue victima de la violencia en su hogar. “Duramos 9 años casados y en el ultimo año empezó a tratarme mal. Conoció a otra persona y a raíz de esto empezaron los problemas y los maltratos: agarraba la comida y me la lanzaba al piso, me arrastraba por el cabello en la casa donde vivíamos, me insultaba, en fin, fueron cosas horribles las que viví con él”, señaló Lilian Romero.

Son varios casos de mujeres que sin saber son victimas de la violencia y no son registradas en los institutos correspondientes, debido a que por miedo o vergüenza no denuncian al agresor ante las autoridades; así afirma la trabajadora social Diana Gómez.

Seguramente, muchas mujeres han escuchado historias similares o las han vivido.Las palabras corresponden a una mujer de 58 años de edad, entrevistada en una institución educativa, ubicada en el sector de la Florida, quien cuenta la trágica situación 

por la que pasó una ex docente de la institución, quien fue victima de la violencia doméstica.

“Hace 13 años Yelitza, docente de la institución, sufrió maltrato físico de su marido: la golpeaba, la insultaba, e incluso la violaba. Llegaba al trabajo con camisas manga largas o cuello de tortugas con la excusa de que tenia frío, solo para que no viéramos que su marido la había golpeado”, informó Araira Santana.

Otro caso muy similar es contado por la voz de Dulce Daza, vecina de Enyoly Gómez, de 25 años de edad, quien fue victima de la violencia por parte de su ex pareja. “Enyoly, es una chama tranquila  que no se mete con nadie, madre de dos hermosos niños. Enyoly llevaba tres años separada de su ex marido, pero él nunca la dejaba tranquila. Siempre la amenazaba y la buscaba en el barrio con la excusa de ver a su hijo, a pesar de que ella tenia ya una pareja actual de la cual espera un bebé, las discusiones con su ex marido no paraban”, indicó Dulce Daza 

La violencia dentro de la familia no es un fenómeno reciente, por el contrario, ha sido una característica de la vida familiar aceptada desde tiempos remotos. Sin embargo hoy el tema de la violencia dejó el espacio de lo privado y secreto al espacio de lo público, siendo este un problema actual, así informala TrabajadoraSocialDiana Gómez.

El fin de una realidad ignorada

Lilian vive actualmente con su esposo, quien la valora y respeta como ella quiere, dice sentir un alivio en su cuerpo al haberse librado de su ex esposo, con quien tuvo un bebé, pero murió al nacer. “Nunca le comente nada a mi familia, yo todo me lo callaba porque no quería involucrar a nadie en ese problema. Decido dejarlo cuando me dio tremenda paliza: me callo a golpe, me partió la boca, me hirió en la pierna con un destornillador; ese día todo llegó a su fin y lo deje. Creí que lo amaba, pero todo fue costumbre”, señaló Lilian Romero.

Por otra parte, el final de la historia de Yelitza, no fue el más feliz. Yelitza le tenía mucho miedo a su esposo, con quien tenia un niño de cinco años. Él nunca le importaba nada e incluso, trato de estrangularla en la puerta del baño de la institución, en la que intervinieron varios de sus compañeras de trabajo; así explica Araira Santana.

“Un día, después de que ella salió de cuidar al papá del hospital, quien se encontraba enfermo; decide ir a recoger sus cosas a la casa para irse definitivamente. Todos en el trabajo estábamos felices porque al fin se separaría de ese hombre. Ese domingo, cuando estaba alistando todo, llegó su marido drogado junto a otro compañero, empezaron a discutir, el hombre agarrò el revolver y le diò un disparo en la espalda y otro en la nuca, muriendo Yelitza al instante”, informó Araira Santana.

“Así como este hay muchos casos más que no han sido registrados, al menos que formen parte de algo público estando en noticia al día, como es el caso de Enyoly Gómez”, declaró Diana Gómez.

El estado de salud de Enyoly, es delicado, quien se encuentra en el hospital Clínico Universitario, bajo cuidados intensivos. Los conflictos generados por una ruptura conyugal, provocó la muerte de la madre y hermana de la victima. “fue un día de la madre, su ex marido estuvo llamándola, pero ella no atendía porque se encontraba compartiendo con toda su familia; al regreso a su casa él la espero en la cota 905 donde la apuñaleo y mató a su mamà y hermana, quien intentó defenderla”, informa Dulce Daza.

Cuando  la mujer empieza a cuestionarse que esa situación no debe continuar y que hay alguna salida ante el problema, la mejor solución es pedir ayuda en las distintas instituciones, y no pensar en lo que sucederá, al contrario, deben pensar en el bienestar y tranquilidad de la persona, como afirma la especialista en el tema Yurbin Aguilar. Link de Instituciones encargadas.

“En un primer momento cuando empezó a insultarme y tratarme mal verbalmente le comente a mis hermanos lo que me estaba sucediendo en el matrimonio, a lo que ellos solo me decían que Manuel tenia su carácter, pero que talvez lo tenia merecido por ser muy floja y estar acostumbrada a que todo me lo hicieran”, señaló Lenny Sanabria.

“Muchas veces somos victimas de la violencia cuando nuestra pareja, bien sea en el matrimonio o no, me diga como vestirnos, nos limite a un desarrollo profesional, nos de un trato con múltiple descalificaciones constantes; el hecho de que revise el celular o el correo personal para saber con quien hablamos o no; todo ello, es una forma de violencia más sutil, pero que a la larga se convierte en consecuencias graves e irreversibles”, comenta Nathali Carrera.

“Hoy en día me doy cuenta que me enamore de un ser sin escrúpulos, de alguien quien me mostró una mentira, un sueño no hecho realidad. Él sembró en mi un sentimiento llamado odio”, acoto Lenny Sanabria.

El sentimiento de odio se apoderó de Lenny, al igual que las constantes visitas al psiquiatra, quien ayuda a través de terapias que supere esa historia tan amarga, que vivió la protagonista de esta historia. “decidí dejarlo cuando mi último hijo cumplió 18; conocí a un hombre maravilloso, quien me hizo volver a creer en mi misma. Necesitaba paz en mi vida, había sufrido casi 30 años de tortura e infierno junto a Manuel”, explicó Lenny Sanabria.

Yurbin Aguilar, Psicóloga del Instituto de estudio dela Mujer, afirma que los hombres agresores deben recibir terapias psicológicas para cambiar su conducta. “Lo más importante es buscar la forma de que el individuo sea responsable de su comportamiento, sin quedarse enganchado en justificar su conducta como un factor anormal”, añade Yurbin Aguilar.

“Actualmente, tengo 45 años de edad, poco a poco a través de terapias trato de superar todo lo vivido con “El ogro del vecindario”, como muchos lo apodaban. Murió el año pasado de un infarto, y fue una noticia muy fuerte para mí. Sentí que junto a él se iban a la tumba varios años: mi vida, mi niñez, mi juventud y mi pureza. Aun cierro los ojos y recuerdo sus palabras tan feas que con fuerza retumban en mi mente”, indicó Lenny Sanabria.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s