Un hijo es para toda la vida


El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Aunque afortunadamente en Venezuela no hay casos, legales, de niños adoptados que son abandonados, si existen pocas historias fuera de la legalidad, donde los niños son tratados como juguete

Legalmente en Venezuela, no existen casos en los que un niño dado en adopción haya sido abandonado. Sin embargo, fuera de la legalidad si hay unos pocos que, como Paola, fue abandonada luego de haber sido, en teoría, adoptada. Ella tiene 12 años y ese no es su nombre real, pero lo que sí es real es que fue regresada al internado, donde vivía bajo custodia de monjas, en tres ocasiones.

Paola nació del vientre de una madre con problemas de adopción, quien la entregó a monjas de un internado colegial en El Junquito, Venezuela. Ahí creció durante varios años, hasta que una familia con interés en adoptar llegó al lugar. Sin formalidad ni legalidad alguna fue entregada a esa familia, quienes con el pasar del tiempo la regresaron a las religiosas, sin motivo aparente, solo dijeron que ya no la querían.

Luego de un tiempo, una segunda familia llegó al lugar y de nuevo la niña fue dada en “adopción”, sin procedimientos legales. Según la doctora Lucía Acosta, trabajadora de la Casa Hogar de niñas ciegas “CEIFA”, perteneciente a Fé y Alegría; ellos querían adoptar a una niña, ya que no podían procrear uno biológicamente. Extrañamente, o afortunadamente para ellos, justo después de llevarla a su hogar, pudieron quedar embarazados, por lo que Paola volvió al colegio. En la tercera y última ocasión, fue otorgada a unas personas que, al cabo de un tiempo, Paola confesó que “veía un polvo blanco en la mesa con unos pitillos”.

Según la Doctora Rosana Rosito, médico pediátra de la Oficina Nacional de Adopciones, adscrita al IDENA; no ha visto caso alguno de ese tipo en los diez años que lleva trabajando en la institución. Justifica la afirmación al decir que el procedimiento de adopción en Venezuela es muy riguroso y estricto, ya que no se habla de un objeto a ser regalado, sino de un niño, es la vida de una persona.

La Ley Orgánica de Protección para los Niños, Niñas y Adolescentes (LOPNA) establece las delimitaciones, requisitos y procedimientos a seguir para adoptar en Venezuela, así como las adopciones internacionales. Entre los pasos a seguir se encuentra estar 6 meses en asignación familiar de prueba. Es decir, el niño declarado en capacidad de ser adoptable convivirá con los solicitantes – la familia adoptante- durante seis meses, durante el cual serán visitados y evaluados por el IDENA, para verificar y constatar la compatibilidad. Si esta etapa es aprobada, se emite un informe al juez o jueza para que determine si se decreta la adopción.

Es por ello que la Doctora Rosito explica que hasta ahora no hay casos en los que el niño sea abandonado. Si la compatibilidad no es favorable, se puede declarar como reversible el proceso, es decir, el procedimiento se detiene, como ha ocurrido solo en dos ocasiones. Sin embargo todavia queda en el aire la situación de Paola. La pediatra aclara que la institución hace lo posible por agrupar a todos los niños o niñas en capacidad de ser adoptados, pero siempre hay casos como estos que se escapan ¿eso significa que Paola está sin protección?, no. La constitución de la República Bolivariana de Venezuela, la LOPNA, la Convención Internacional de los Derechos del Niño, la Declaración Universal de los Derechos Humanos, entre otros, la protegen. Lo que ocurre es que no podrían hacerse cargo directamente de la protección y mantenimiento de Paola, para ello tendría que ser “denunciado” el caso ante la institución o un juzgado de menores para que se tomen cartas en el asunto.

La Dctra. Aclara que eso no significa que se obligue a la niña a irse del internado, ya que, según la Sra. Lucía, ella no quiere saber absolutamente nada de otras familias y no quiere salir del lugar. Por lo que el instituto la tendría en protección especial y le brindaría, así como a cualquier otro niño o niña bajo su custodia, todas las posibilidades de estudio y desarrollo.

Muchos mitos se tejen alrededor del tema de la adopción, entre los cuales se cree que los posibles padres escogen cual producto al niño o niña, cosa que es falso; al contrario, como lo explica la Dctra. Rosito: “Es una familia para el niño, no un niño para la familia… los solicitantes son un mal necesario para la protección del niño o niña”.

En otros lugares del mundo si se han observado casos de abandono de niños luego de ser adoptados. Un ejemplo es España, en febrero de 2012 se publicó un artículo en varios medios de comunicación, en los cuales se tituló “Más de 70 niños adoptados son abandonados por familias catalanas en la última década”. En dicha publicación se menciona que el 66% de los niños tienen más de 10 años y dos de ellos no llegan a los 3 años. Estos, además, en su mayoría son extrangeros.

En Venezuela la adopción internacional no es muy conocida. Sin embargo, actualmente se están realizando tres procedimientos de adopción internacional, según la Dtra. Rosito. En este aspecto, los pasos son los mismos que un caso nacional, solo que está el compromiso de las dos naciones en velar porque todo llegue a feliz término. Si llegase a ocurrir algún hecho contra la seguridad e integridad del niño, no solo se activa la defensa del o la menor en su país natural, sino que además el otro Estado está obligado a actuar. Eso se traduce en doble protección para el adoptado.

La Sra. Lucía, trabajadora del hogar de niñas ciegas ubicado en El Junquito, Venezuela y defensora de niños del Municipio Libertador, comentó que Paola presenta un caso actitudinal que creen que sea producto de las carencias afectivas en el crecimiento. Ella, a veces, hurta cosas pequeñas de su alrededor. Chocolates, dulces, cosas pequeñas, pero que son un llamado de alerta a sus protectoras, ya que a pesar de ser extrovertida con las monjas y muy cariñosa con ellas, quizá su crecimiento confuso y turbulento le traen estas actitudes como consecuencia.

La pediatra Rosito explicó que no está comprobado que un niño adoptado presente estas actitudes, ya que es un niño o niña como cualquier otro, que de hecho, así debe ser tratado. La diferencia radica en que un menor con padres biológicos crece con ellos, tiene una relación mucho más estrecha con ellos que un niño en una casa hogar, con cuidadores por turno, horarios y que tiene que compartir ese trato con otros niños más, sin ser un colegio, sino su vida diaria. La Sra. Rosito no descarta la posibilidad que eso pueda ocurrir, pero no es común.

Lo común en niños que son adoptados es lo mismo que con niños que crecen con padres biológicos, la típica etapa de descubrimiento en la infancia y de rebeldía en la adolescencia. Ese es uno de los principales motivos por el cual los niños en casas hogares, con posibilidad de adopción, mayores de 10 años no son adoptados o se hace muy dificil hacerlo. Los padres huyen de atravesar esta etapa “de buenas a primera”, ya que el menor o la menor posee características en su personalidad que se reforzaron en la infancia y es imposible corregirlas luego de adolescentes.

Muchos coinciden con una opinión, en la que se incluyen las leyes. “La adopción es irrevocable”, un niño o niña que sea adoptado pasa a ser como biológico, porque hasta su partida de nacimiento original es anulada y se expide una nueva, con nuevos apellidos. Ana Muñoz Álvarez escribe en un artículo de opinión: Un hijo lo es para toda la vida. Tenga un año, 15 ó 35. Cuando una pareja decide ser padres, lo serán para siempre. Y también son para siempre los hijos adoptados.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s